Consejos para volver a practicar senderismo con seguridad

Si ya has comenzado a salir al medio natural para hacer senderismo, excursionismo o disfrutar simplemente de la montaña y sus paisajes o planeas volver a hacerlo este verano, aquí te damos algunas reglas básicas para poder volver con seguridad a este tipo de deportes en la naturaleza.

Y es que además de los posibles riesgos ya conocidos y los posibles imprevistos con los que te encuentres en la montaña, este verano se unirán las ganas de volver a hacer ejercicio en este medio después de esa complicada temporada de confinamiento por la crisis del Covid-19. Así que es importante que el exceso de motivación no nos juegue malas pasadas en esta vuelta y que consigas disfrutar del deporte y el senderismo en la montaña con precaución y de forma segura.

A continuación te daremos algunas normas básicas para el buen senderista y/o montañero y recordaremos algunas reglas importantes sobre la importancia de respetar siempre la naturaleza en estas actividades. 

Planifica bien la ruta: Cuanta más información tengas de la ruta antes de comenzarla menos posibilidades tendrás de perderte o de tropezar con tramos complicados que puedan suponer un riesgo innecesario. Sobre todo si vas con niños lo mejor será que evites este tipo de rutas más complicadas. Infórmate sobre el recorrido, el desnivel, los kilómetros totales, la duración aproximada…

Consulta la previsión meteorológica: No te olvides de consultar antes la previsión meteorológica que tendrás durante la salida para evitar imprevistos, llevar la ropa adecuada o simplemente para posponer la salida.

Informa a alguien del recorrido que vas a hacer: Una de las cosas más importantes de las que no deberías olvidarte es de avisar a alguien de confianza del recorrido que vas a hacer, ya que en el caso de perderte o si sufres algún accidente la ayuda de esta persona sería crucial.

Prepara bien tu mochila: Prepara a conciencia tu mochila incluyendo al menos agua suficiente, comida, protector solar, botiquín, un móvil, un silbato, navaja, linterna, chubasquero, una bolsa para recoger la basura y una manta térmica de emergencia. Estas mantas ocupan muy poco espacio en la mochila y pueden sernos de gran ayuda para mantener la temperatura corporal adecuada en el caso de que nos encontremos en apuros.

Si te encuentras mal no salgas: Es vital que apliquemos el sentido común y que si un día nos encontramos mal, débiles o con algún dolor, lo mejor será evitar salir al monte ya que te podrías poner en riesgo a ti y a los demás si sales en grupo.

Saber cuando dar la vuelta: Decidir dar la vuelta a tiempo si nos encontramos con un tramo que consideramos peligroso, si nos encontramos mal en medio de la ruta o si tenemos dudas sobre el recorrido, puede librarnos de más de un susto.

Raciona el agua: Si tienes dudas de cuando encontrarás la próxima fuente y no sabes si llevas suficiente agua para toda la ruta, lo mejor será seguir hidratándonos pero a pequeños sorbos para evitar quedarnos sin agua.

Lleva ropa y calzado adecuado: El calzado debe dejar bien recogido el pie y sobre todo la parte del tobillo, ser transpirable, tener una suela con tacos para andar por montaña y que responda bien sobre suelo mojado, entre otras características. En cuanto a si utilizar botas o zapatillas específicas para senderismo depende del calzado con el que te encuentres más cómodo. Pero si vas a empezar, las botas de media caña siempre son una buena opción ya que el pie quedará bien sujeto y evitará lesiones si aún no tienes el pie fortalecido.

Por otro lado, la ropa deberá ser adecuada a la meteorología, a la estación en la que nos encontremos y sobre todo tendrá que ser transpirable. No te olvides tampoco de la gorra, los guantes y las gafas de sol.

Saber interpretar las marcas: Deberás conocer los significados de las marcas y la señalización de los diferentes tipos de senderos.

 

Respeta al medio y los animales: Cualquier basura o desperdicio orgánico que generes durante la ruta recógelo en una bolsa y llévalo de vuelta para tirarlo en la papelera más próxima cuando termines la ruta. Tampoco olvides respetar el medio, a los animales y la vegetación que te encuentres en él. En definitiva, disfruta de la naturaleza pero déjala tal y como la encontraste y evita hacer demasiado ruido ya que además de molestar o asustar a los animales, también podrías molestar a otros senderistas que estén haciendo la ruta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like