viernes, enero 19

En San Marcos, agua a charcos

Si la Virgen de la Cabeza cuenta con gran devoción en nuestra provincia, San Marcos no es menos, ya que hasta treinta municipios de Jaén celebran fiestas en su honor, aunque es cierto que en algunos pueblos se hace por todo lo alto y en otros, esta festividad ha quedado relegada a un segundo plano donde los lugareños lo celebran con un día en el campo.

La festividad de San Marcos ha sido muy celebrada en los pueblos jiennenses debido a que este santo era hasta la década de los cuarenta del siglo pasado patrón de los labradores y ganaderos, hasta que en esa década se nombró a San Isidro Labrador patrono de los agricultores. La tradición religiosa popular solía sacar en procesión a San Marcos por los campos para su bendición y pedir sobre todo agua para tener buena cosecha y también existe la tradición de mucho arraigo en estos pueblos de comer los hornazos que servía de ofrenda al Santo y posteriormente en algunos pueblos se repartía a los pobres.

Hay dos tradiciones que aun perduran en las distintas celebraciones por los pueblos como son celebrarlo con toros y una costumbre de ahuyentar o atar al diablo, por cierto que esta última tradición está muy arraigada en la comarca de la Sierra de Segura. En Chiclana de Segura esta fiesta está documentada y data de tiempos de Felipe II y tiene su origen en el voto que los chiclaneros hicieron al santo protector de los ganaderos y de los campos con motivo de verse amenazados por una plaga de langostas que, como se decía entonces, se comía los panes del término de la villa de Chiclana y las comarcas colindantes. De este voto y de esta fiesta perdura hoy la costumbre de preparar y comer ese día, 25 de abril, los hornazos de San Marcos.

En Cambil por un antiguo voto por haber sido la villa librada de una plaga de langostas, ese día precisamente, no se encendía fuego y se ayunaba, y se celebraban las llamadas “guerrillas de San Marcos”, consistentes en tirarles higos verdes a las mozas del lugar. Otro pueblo que celebra esta festividad es Benatae en la Comarca de la Sierra de Segura y donde es fiesta local. Aquí se consumen los tradicionales hornazos y se suele ir al campo a “espantar el diablo” y los naberos pasan ese día, 25 de abril junto al paraje conocido como Fuentemarcos (la Fuente de San Marcos).

En Génave se van al campo siguiendo el viejo rito de “atar al diablo”, para lo cual hacen nudos con las matas de las mieses o con las retamas dejando simbólicamente amarrado al maligno y quedando por tanto las gentes y los campos de Génave libres de él y de su maléfica influencia. Tiene Hinojares por patrón a San Marcos en la que se procesiona al santo evangelista con una torta en su brazo izquierdo, representación de las muchas que al finalizar la ceremonia religiosa son repartidas entre propios y extraños, como un viejo y ancestral rito de caridad comunal, y que son costeadas por el erario municipal.

Otro de los pueblos que celebran por todo lo alto el día de San Marcos es Lupión y allí elaboran unos roscos de pan hechos con harina de trigo duro y matalauva llamados “Caridad”. Los lupionenses siguen con la tradición de ir casa por casa después de celebrar una eucaristía y la procesión de repartirlos. En Jódar celebra dicha festividad uno de sus barrios, el Andaraje donde realizan concursos y bailes populares en la Plaza de San Marcos bajo la Cruz de Piedra que recuerda la existencia de la Ermita de San Marcos.

Procesión de San Marcos, en Huesa

En el pequeño municipio de Larva también celebran por todo lo alto San Marcos donde el 25 de abril la corporación municipal invita a todos sus vecinos con un refresco y a participar en una velada musical con verbena que dura hasta la madrugada. En Huesa se celebra la festividad de San Marcos, teniendo como actos principales la misa seguida de la entrega de las llamadas “tortas del Santo” a los asistentes a los oficios religiosos, reparto que ha sido tradición sea hecho por quienes se han casado en el año anterior, finalizando el festejo con una procesión que llega hasta “El Cerro”, lugar desde el que se realiza la bendición de los campos.

San Marcos es patrón de Canena donde hay documentos de que la imagen del santo es procesionada por los campos del pueblo para librarlos de una plaga de langostas en el siglo XVII y se libró. Desde entonces, en acción de gracias, se hizo en Canena un solemne voto por el cual en el día de la festividad de San Marcos se haría fiesta solemne junto a la ermita del Patrón en las afueras del pueblo, con procesión y misa. El hermano mayor de la Cofradía estaría obligado a dar una limosna repartida entre todos los asistentes a la fiesta, consistente en seis fanegas y media de trigo hecho harina y amasado en pan, y dos arrobas de queso. En el voto se estipulaba que los vecinos, por su parte, acudirían a la procesión todos descalzos, ya fueran hombres o mujeres, y ese día no comerían carne.

En la actualidad, de aquel antiguo voto por el que se comprometía el Prioste de la Cofradía a repartir pan entre los asistentes a la fiesta, ha quedado la tradición de los “roscos de la caridad”, los cuales, en los días previos a la fiesta, son preparados por los vecinos más jóvenes y cocidos en los hornos de la localidad. Después serán colocados todos en una habitación convenientemente preparada, que cada año presta para tal efecto un vecino, y que es conocida como la “Sala de la Caridad”. El día previo a la fiesta del Patrón será llevada su imagen a esta sala para que bendiga los roscos, y al día siguiente, 25 de abril y fiesta mayor, volverá a ser procesionada la imagen del Santo para que bendiga los campos, y al pasar por la “Sala de la Caridad” le será entregado por el hermano mayor de Cofradía un rosco especialmente amasado y cocido con tal motivo. Una vez que la imagen del Patrón ha retornado a la iglesia, se repartirán los roscos entre todos los presentes. En estos últimos años el auge de la fiesta es tal que son preparados más de once mil roscos.

Treinta municipios de Jaén celebran fiestas en honor a San Marcos.

En Castellar celebran una jornada de campo y degustan los hornazos, algo que ocurre también en Torres de Albanchez que allí siguen con la tradición de “espantar al diablo”. En Santisteban del Puerto se recuperó esta festividad en 1908 y lo celebran con una comida en el campo y con el deguste del “Roscón de San Marcos”. En otro pueblo, en Puente de Génave también iban al campo a celebrar San Marcos y realizar el rito de “atar al diablo” y comerse también los famosos hornazos. Y seguimos por que en Villanueva del Arzobispo se van al campo para “atar al diablo” en un claro acto de simbolismo para despreciar el mal y que durante el año no ocurra ninguna desgracia. Aquí comen también el “Rosco de San Marcos”.

San Marcos en la aldea de Toya (Peal de Becerro)

En Siles la festividad de San Marcos data del siglo XVI cuando se libran de una epidemia de peste y los vecinos hicieron un voto al santo que se veneraba en una ermita ya desaparecida. Actualmente se van al campo para comer y pasar un día festivo. En Torres los vecinos pasan un día de campo en las Eras de Hondacabras y comen los hornazos. En la aldea de Toya, en Peal de Becerro se celebra una romería y siguiendo una tradición antigua, el santo porta una gran rosca y lo bajan al río y posteriormente suben a la ermita que está situada en la finca de Los Arrendadores. Allí el párroco y los niños que hacen la primera comunión mojan la imagen, recuperando así un viejo rito en el lugar conocido como La Fuente de la Pioja.

Del 23 al 26 de abril se celebran las fiestas patronales de San Marcos en Garcíez y en las que se procesiona al santo hasta las afueras del pueblo para que bendiga los campos y traiga agua para las cosechas. Durante esos días se prepara un guiso de habas secas y se hacen los denominados roscos de San Marcos, que serán repartidos entre los vecinos después de la procesión. Hasta 1977, año en el que el marqués de Viana vendió las tierras de todo el término de Garcíez, era él quien costeaba las habas secas, el aceite y la harina de los roscos, y la leña para el fuego. Estas fiestas de San Marcos terminan el día 26, cuando es procesionado el popularmente conocido como Señor de las Injurias. En Albanchez de Mágina fue fiesta muy importante y su origen está en un voto que hizo la villa en 1449 y consistía en comer una sola vez al día con abstinencia de carne. Hoy tanto esta festividad como cofradía y ermita han desaparecido. Algo parecido ocurrió en Baños de la Encina donde hubo costumbre de celebrar esta fiesta que incluso contó con una imagen y ermita situada a la entrada del pueblo.

En Belmez de la Moraleda desde antiguo, se procesiona al santo por el pueblo siguiendo el itinerario de las fuentes para pedir agua para los campos. Era costumbre entonar letanías implorándole lluvia al santo. La imagen de San Marcos lleva un toro a sus pies, que por ser de reducido tamaño es popularmente conocido como “el perrillo de San Marcos”, el cual es arrojado a las aguas de un pozo situado en el lugar conocido como El Nacimiento cuando la procesión pasa por allí. Era costumbre, también, que los perros del pueblo, por mano de los mozos, siguieran la misma suerte que el perrillo del santo evangelista, y acabaran zambulléndose en las aguas de las fuentes de Bélmez de la Moraleda.

Fiesta del Toro Ensogado en Arroyo del Ojanco en honor a San Marcos

En Arroyo del Ojanco se vive con emoción y tradición las Fiestas del Toro Ensogado, en Honor de San Marcos, que se desarrollan del 22 al 25 de abril. En estos días el toro, símbolo del Santo Evangelista, ocupa un lugar relevante en el desarrollo de los actos como animal totémico fundamental de la fiesta, en la que los mozos, en su enfrentamiento a la fiereza de quien representa el reto inalienable a la naturaleza, tratan de dominarlo y hacerlo dócil ante la imagen de San Marcos. Estas fiestas vienen precedidas por la celebración de la tradicional romería en Honor a San Marcos, organizada por la Hermandad de San Marcos y que se celebra el primer domingo del mes de abril.

La imagen del Santo parte en procesión desde la plaza del mismo nombre con dirección al cortijo de “El Álamo”. Tras el camino, que discurre por nuestros verdes olivares, se celebra una misa. A primera hora de la tarde tiene lugar la entrega de trofeos en sus diferentes modalides; al mejor soguero, al mejor quiebro y al mejor aparejo. También se nombra a la reina Sanmarquera y a la primera dama de honor. El inicio de la celebración de las fiestas de San Marcos lo marca el pregón. Un pregón que tiene lugar desde el balcón de la sede de la Hermandad de San Marcos y al que asisten multitud de vecinos y visitantes. Es el anuncio de que empiezan las fiestas.

Fiesta de los Toros Ensogados en Beas de Segura

Uno de los acontecimientos turístico-culturales que más proyección le ha dado al municipio de Beas de Segura es la Fiesta de San Marcos, también conocida como la Fiesta del “Toro Ensogao”, que tiene lugar en este pueblo de la comarca de Segura, y que tiene un gran arraigo en la provincia de Jaén. Esta fiesta cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía desde 2008.

Aunque la fiesta grande tiene lugar en torno a la festividad de San Marcos, el programa de actos se prolonga durante todo el mes de abril, poniendo en Beas un foco de atención en estas fechas para los interesados en el mundo de la tauromaquia.

Los orígenes de la celebración de San Marcos en Beas son inmemoriales, y ya en el siglo XVI hay constancia de que la villa de Beas había hecho solemne voto a San Marcos en tiempo inmemorial, por haberlos librado de una plaga de langostas. Consistía este voto en no comer carne y en no sacrificar ese día ninguna res, ni que se abrieran las carnicerías.

Nota: Agradecimiento a las corporaciones municipales por la cesión de dichas fotografías.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: