Claves respecto a la meteorología a la hora de hacer senderismo

La lluvia, el viento o la nieve es inevitable y te tocará caminar bajo la misma durante la práctica del senderismo. Es por ello que hay que estar preparado para que aparezca, y lo más importante, estar preparado para que no nos arruine los planes por completo.

Sería una estupidez realizar una ruta sabiendo que las condiciones meteorológicas no son las adecuadas, sabiendo que esa ruta va a permanecer en el mismo sitio y en unos días escampará, por ello a continuación os vamos a dar una serie de consejos para tener en cuenta:

– Siempre hay que intentar que las condiciones meteorológicas sean las mejores.

– Saber distinguir el color que van presentando las nubes para poder predecir posibles lluvias, por eso lo primero que haremos al levantarnos será observar las nubes.

– Hay que ir alzando la vista hacia los paisajes y montañas que se vean a lo lejos, así como encima de ellos para saber si puede estar lloviendo, y de esta manera dirigirnos hacia ese lugar o no.

– Evitar meternos dentro de una tormenta ya que es muy peligroso, en caso de que esto ocurra no debemos llevar los bastones enganchados en la mochila ya que quedarán como dos antenas que llamarán a la electricidad.

– Fijarnos en la dirección y el sentido con el que se desplazan las nubes para evitar quedar inmersos en la niebla, principalmente porque podremos perdernos y no saber reconducirnos en nuestro camino.

– Hay que tener en cuenta la dirección del viento, nunca hay que perder de vista las masas nubosas y relacionarlas con el viento que hace, así sabremos si nos pueden alcanzar o no.

– Si la ruta que estamos realizando discurre por una cresta, no hay que olvidar que las cuerdas tienen barlovento (cara donde choca el viento) y sotavento (está protegido del viento por haber rebotado y levantado en la otra cara); pues bien, intentaremos ir por sotavento.

– Si hay ventisca con nieve, evitaremos recorrer cuerdas y en caso de tener que hacerlo lo haremos en sotavento; en todo caso, antes de iniciar la ruta observando podremos darnos cuenta de si puede haber peligro de nieve o no, si encontramos que hace aire y hay nieve volvemos hacia atrás, ya que la ventisca de nieve nos va a dificultar la visibilidad y llevarnos a alcanzar un frío extremo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: