Los vadilleros pasaron por un bosque umbrosos de encinas y quejigos centenarios de Gibralberca hasta llegar a Huelma

El tiempo ha acompañado esta mañana a la penúltima ruta que el Club Deportivo Vadilleros ha realizado entre el sendero de Gibralberca hasta llegar a la localidad de Huelma, en plena Sierra Mágina. 

La ruta ha sido muy agradable y ha alternado zonas de repoblación de pino con bosque autóctono mediterráneo y olivar de sierra. Esta ruta de 16 kilómetros es muy accesible a todo tipo de personas, donde un 70% del  recorrido transcurre por una amplia pista forestal, en un principio ascendiendo por el paraje denominado “Huerta del Moro” hasta un punto desde el que podremos contemplar varios picos de la Sierra que superan los 2.000 metros de altura, como los de Almadén, Pico Mágina y Ponce.

Durante nuestra ruta hemos llegado hasta la Ermita de Nuestra Señora de la Fuensanta, donde se encuentra la patrona de Huelma, y desde ahí los vadilleros han seguido seis kilómetros hasta llegar a Huelma, donde les ha recibido el castillo de Alburquerque y a pocos metros de él, la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción. En este templo participaron casi todos los más grandes artistas de la época como Diego de Siloé, Francisco Castillo «El Viejo» o Andrés de Vandelvira.

En Huelma, nuestros Vadilleros disfrutaron de la exquisita gastronomía local, muy recomendable por cierto en los numerosos bares repartidos por toda la localidad.

Con esta ruta, el Club Deportivo Vadilleros finaliza sus salidas oficiales en el mes de diciembre, pero el 15 de este mes volveremos a coger el autobús para disfrutar de nuevo de una ruta por el Río Borosa hasta llegar a la Cerrada de Elías. Si deseas más apuntarte aun tenemos plazas disponibles. Más información desde AQUÍ.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.