Ruta de los Íberos

El Viaje al tiempo de los Iberos es una iniciativa cultural y turística de las administraciones públicas andaluzas y jienenses. Su finalidad es la de promover la recuperación y puesta en valor de los más importantes yacimientos arqueológicos de la provincia andaluza de Jaén. La cultura ibera, desarrollada entre los siglos VII y I a.C. cuenta con un rico patrimonio arqueológico en Jaén, destacando las ciudades fortificadas de Cástulo, Giribaile y Puente Tablas, cámaras funerarias como las de Toya y Hornos de Peal; y santuarios como el de El Pajarillo  o la Cueva de la Lobera.

“Viaje al tiempo de los Iberos” nos propone dos tipos de rutas: una básica y una temática.

La Ruta Básica nos permite comprender y revivir la historia de los iberos desde el siglo VII a. C. hasta su romanización, en el siglo I a.C. Este itinerario cuenta con ocho puntos de referencia:

1.- Santuario Ibérico de la Cueva de la Loba. Castellar

2.- Ciudad de Cástulo y Museo monográfico. Linares

3.- Tumbas principescas de Hornos y Toya. Peal de Becerro.

4.- Santuario Heroico del Pajarillo. Huelma.

5.- Opiddum de Puente Tablas. Jaén.

6.- Museo Provincial. Jaén.

7.- Cerrillo Blanco. Porcuna

8.- Muralla ciclópea de Ibros.

Mapa del Viaje al Tiempo de los Iberos (pinchar en la imagen para ampliarla)

La Ruta Temática cuenta con cinco referencias a la hora de planificar nuestra visita:

1.- La Segunda Guerra Púnica. Esta ruta se centra en el conflicto armado romano – cartaginés en tierras jienenses, siguiendo los textos clásicos de Polibio y Tito Livio y los vestigios arqueológicos conocidos. El lugar de inicio es el Cerro de las Albahacas, Santo Tomé, donde el general romano Cneo Escipión se impuso a Asdrúbal Barca, en el 208 a.C., en la batalla de Baecula. Desde ahí esta ruta continua por Giribaile, Vilches – oppidum de Orongis, conquistado por Lucio Escipión en el 207 a.C.-, Cástulo, Iliturgi, en Cerro Maquiz, Mengíbar –oppidum asediado y destruido por Escipión en el 206 a.C., hecho que provocó la rendición de Cástulo ese mismo año.

2.- Al Valle de la Muerte. Esta ruta nos adentra en el mundo de ultratumba de los iberos, visitando la zona sur oriental de Jaén y el norte de Granada. Se inicia en Peal de Becerro, donde se ubicará el Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas y  se visitarán las necrópolis de Toya (s. IV a.C.) y la de Hornos (s. VI a.C.). Tomando como referencia el río Guadiana, aguas arriba, visitaremos las necrópolis de Castellones de Ceal en Hinojares, aunque aun no se encuentra musealizada; la necrópolis de tumbas de pozo del Santuario de Baza, donde se descubrió la Dama de Baza; y, finalmente, la necrópolis de Tutugi, en Galera.

3.- La Frontera de Tartessos. Esta ruta discurre por el sureste de la provincia de Jaén y el suroeste de la de Córdoba y se centra en la frontera íbera de la Cultura Tartéssica. Se inicia en Porcuna –asentamiento del Cerrillo Blanco-, y de ahí se dirige al oppidum de Torreparedones, ya en la provincia cordobesa, en el límite entre los municipios de Baena y Castro del Río. Luego se visitan los sitios ibero tardíos de Higuerón de Nueva Carteya, el cerro de la Cruz en Almedinilla, y finalmente el oppidum de Cabeza Baja, en Castillo de Locubín (Jaén).

4.- Las Fortificaciones Íberas. Esta ruta nos permite descubrir los sistemas defensivos y fortificaciones de la cultura ibérica. Se inicia en Giribaile, con su fortificación inexcavada conocida como “en barrera” que corta una gran meseta; a continuación se visita Cástulo e Ibros, donde se ubica una torre ciclópea del ibérico tardío; la fortificación del oppidum del Cerro de la Plaza de Armas de Puente Tablas, construida en el siglo VII a.C. y restaurada primero en el siglo IV a.C. y después a fines del siglo III, de tipo cerrada; el Cerro del Miguelico, donde se encuentra otra torre ciclópea ibera; el complejo fortificado del Higuerón, en Nueva Carteya; y finalmente la fortificación de Torreparedones, entre Baena y Castro del Río.

5.- Los Castilletes mineros. Esta ruta marca la minería en Sierra Morena. Se visitarán los castilletes ibero-romanos de Salas de Gallarda o las Piedras Letreras en Baños de la Encina, el de Palazuelos en Linares y el Centenillo, donde se ubica una fundición minera romana.