Esta semana Pipirrana Kids nos sugiere hacer una de las rutas más bonitas del Parque Natural de Despeñaperros, La Aliseda y además es de las pocas que podréis hacer con niños.

La ruta por el río La Campana, en Jaén, parte del Área Recreativa de La AlisedaSituada muy cerca de la localidad de Santa Elena, es un lugar de un gran valor paisajístico, donde las montañas son siempre verdes y el aire es puro. Además, se encuentra justo al lado de del Parque Natural Despeñaperros.

Para llegar, tenéis que tomar  la carretera JA-7100 que discurre entre Santa Elena y un punto de la autovía E-05 próximo a La Carolina. En el kilómetro 4,3 sale una pista que baja al río de la Campana, que os lleva hasta La Aliseda, en poco más de 300s metros.

De este área recreativa parte un sendero que os lleva hasta un pequeño río de aguas cristalinas. La Campana, que así es como le llama el río, puede visitarse haciendo una ruta fácil y corta,  perfecta para hacer con los niños y con toda la familia. La ruta sale de este espacio por el puente de piedra que hay frente al aparcamiento. Debéis tomar la pista que se encuentra a la izquierda de la zona arbolada que va paralela al río.

Unos 300 metros más adelante, se llega a un cruce en el que, por vuestra derecha, confluye el viejo camino de La Aliseda a Santa Elena. Seguid de frente, en dirección norte, paralelos al río. En unos 200 metros más de camino alcanzaréis un llano con pinos. Estos se caracterizan por sus grandes copas redondeadas y cedros, y están muy cerca de la carretera que accede a La Aliseda. Si os acercáis al puente, se puede ver de cerca un imponente fresno en la misma orilla.

Tras haberlo visto, volved al área recreativa en dirección sur, atravesando el bosque de ribera. Los 500 metros de vuelta hacedlos por la vereda que va junto al río, bajo una frondosa masa de árboles. Además de daros sombra, disfrutaréis de las vistas y de la naturaleza.

El río de La Campana desemboca diez kilómetros aguas abajo en el río Grande, no muy lejos de La Carolina. Éste, a su vez, alimenta al embalse del Rumblar, en las proximidades de Baños de Encina, que fue construido en los años cuarenta del siglo pasado para la creación de una importante zona regable.

La mejor época para hacer el recorrido es en primavera o en invierno, pues el cauce del río llevará agua y el paisaje se verá más bonito. Si vais en verano, por las condiciones de altura, hay mayor riesgo de insolación, por lo que recomendamos llevar protección solar y alguna gorra o sombrero. Asimismo, llevad ropa y calzado adecuados a la estación del año en la que estéis. Tampoco olvidéis llevar agua, por si las condiciones de potabilidad de las fuentes no estuvieran garantizadas.

 

Por Admin