¿Qué hacer en caso de incendio forestal?

En éstos últimos días, nuestro país la principal noticia viene del desastroso incendio que está ocurriendo en el Parque Natural de Tamadaba, en Gran Canaria donde el fuego ya ha arrasado más de 12.000 hectáreas. La intensa calor y la escasez de lluvias en lo que llevamos de año, ha provocado que la intensidad de los incendios sean cada vez mayores.

Para los amantes del senderismo se hacen la misma pregunta: ¿Qué hacer si nos pilla mientras hacemos senderismo un incendio forestal?

Desde Vadilleros os damos algunos consejos en caso de que os pille por sorpresa un incendio forestal:

El primer indicio que notaremos es el humo o su olor, puede que incluso oigamos las llamas antes de que las veamos, incluso se puede advertir un extraño comportamiento en los animales antes de que comprendamos que lo origina. Lo primero si no nos encontramos en peligro es avisar de su existencia y tratar de sofocarlo si es pequeño o podemos intentarlo:

– La mejor opción es arrojar agua a la base de las llamas si disponemos de esta, más si el fuego crece rápidamente no merece la pena buscarla y es mejor apagarlo por otros medios. También se puede arrojar tierra para privar de oxigeno a las llamas.
– Con una rama frondosa y verde privar el oxígeno de las llamas batiendo de arriba a abajo pero de manera no violenta ya que alimentaríamos aún más las llamas y esparciríamos las chispas. Es mas eficaz si disponemos de ello hacerlo con una manta pesada o un abrigo que no se inflamen fácilmente.
– Si tenemos la suerte de sofocar el incendio no hay que confiarse ya que pueden quedar brasas escondidas que lo hagan reavivarse más tarde. Informar a los bomberos o fuerzas de seguridad de donde se produjo el incidente.

Incendio forestal. (RTVE)


Si nos vemos sorprendido por el fuego y además es intenso hay que tratar de escapar, hay que tener cuidado y pensar serenamente por donde vamos a escapar o refugiarnos, estos incendios pueden ser muy virulentos y tener un frente de varios kilómetros:

– Mantener un primer momento de fría serenidad para evaluar la situación y encontrar una ruta de escape.
– Si la respiración se dificulta por el humo, tomar un paño o una tela, mojarla y proteger la nariz y la boca.
– El fuego se propaga siempre más rápidamente en la dirección del viento, el humo indicará su dirección.
– El fuego se propaga a mayor velocidad cuesta arriba, por lo que hay que tratar de no dirigirse a terreno elevado.
– Las vaguadas actúan como chimeneas en caso de incendio. El calor y el humo pueden ser trampas mortales si queda atrapado en una vaguada.
– Dirigirse hacia una zona despoblada de arboles y vegetación, un cortafuegos, una carretera, río, balsa, piscina… Un río es el mejor cortafuegos, aunque las llamas puedan salvarlo se esta razonablemente seguro dentro del agua.
– A veces la mejor ruta de escape es por zona ya quemada, si no la encontramos o nos vemos rodeados por el fuego, podemos atravesar una zona de incendio menos intensa cubriendo todas las partes expuestas de piel y el pelo con trapos o ropa mojada, también debemos cubrir la boca y la nariz con otro paño húmedo. Ahora solo queda escoger una zona de incendio poco activo y con la menor vegetación posible, hay que escoger el sitio cuidadosamente, aspirar profundamente, taparse la boca y la nariz con el trapo húmedo y…CORRER. Esta opción solo hay que tomarla en caso de ver una posibilidad muy clara de atravesar parte del fuego o en caso desesperado de encontrarse rodeado por las llamas ya que es muy peligroso, NUNCA cruzar por una zona de llamas si no se ve lo que hay tras ellas.
– Si se prenden nuestras ropas o las de otra persona NO hay que correr ya que esto alimenta aún más las llamas, hay que tratar de hacer rodar a esa persona o cubrirla con una manta o tierra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.