Castillos y Batallas

¿ Te gustaría vivir de nuevo en la Edad Media, en la época de los grandes castillos ?. ¿ Te gustaría saborear recetas cristianas y andalusíes dentro de un castillo ?. Con la ruta de los Castillos y Batallas por Jaén, este sueño es posible.

¿Por dónde empiezo?

La ruta discurre por la provincia de Jaén, donde se encuentran algunos de los castillos más importantes de España.

Tres días por la provincia entre castillos y batallas

Día 1.

El primer día nuestro viaje comenzará en Las Navas de Tolosa, concretamente en  el museo erigido a las afueras de la localidad de Santa Elena. ¿Os suena esta famosa batalla? El 16 de julio de 1212  los ejércitos de Alfonso VIII  se enfrentaron al califa almohade, Mohammed al-Nasir. En la batalla de Las Navas murieron veinte mil almohades y doce mil cristianos. Un mirador permite avistar el campo de batalla, y las salas invitan a reflexionar sobre el  difícil diálogo entre ambas culturas.

Castillo de Vilches

Vilches, pueblo pequeño donde el paseante puede tomar una de las más bellas instantáneas del viaje, pues el fortín ocupa una inmejorable posición estratégica sobre la vía del Muradal, la cuenca del Guarrizas y el valle del Guadalimar. Continúa nuestro viaje por Linares donde además de ver la torre del castillo podremos contemplar el Ayuntamiento o las murallas y la torre del homenaje de la Cástulo de origen romano.

Castillo de Santa Eufemia, Linares

Baños de la Encina es nuestra próxima parada. Espectacular castillo en forma de nave con su puerta flanqueada por grandes torreones,  desde donde se domina el valle del Guadalquivir, y la pequeña ciudadela que surgió a sus pies. Interesante visitar la Casa Consistorial y otras mansiones. Es un lugar con muchas fuentes naturales y pozos. Las calles del pueblo respiran sencillez y mucha luminosidad.

Castillo de Baños de la Encina

Nuestro primer día termina en la monumental Andújar. Entre sus murallas encierra casas solariegas, iglesias y pintorescas calles. Del castillo y la alcazaba quedan hoy seis torreones y varias partes de la muralla. Es imprescindible dar un paseo por las plazas de Santa María y España y realizar una visita, si hay tiempo, al Parque Natural de Andújar, con más de 60.000 hectáreas de denso bosque de encinas, alcornoques y otros árboles.

Día 2.

Después de haber descansado y recuperado energías retomamos nuestra ruta. Comenzaremos en Bailén. Aquí hubo una espectacular batalla contra las tropas francesas, en 1808. El museo consagrado a la batalla está en el centro de Bailén así que podemos detenernos a conocer la verdadera historia de este singular episodio de nuestra historia.

Seguimos nuestro recorrido por Arjonilla, Arjona y Porcuna.

En Arjonilla, el castillo del trovador Macías cuenta la historia del poeta y su amada Doña Elvira, que inspiraron la novela de Larra “El doncel de Don Enrique el Doliente”. El trovador murió preso en los calabozos de la fortaleza. Se pueden visitar.

Castillo del Trovador Macías, Arjonilla

Arjona, fue un recinto importante en época árabe, desgraciadamente  sólo se conserva un aljibe. En esta plaza nació Mohammed al-Ahmar, fundador de la dinastía nazarí.

Porcuna una vez acogió dos poblados neolíticos y uno tartésico, pero sin  duda se la conoce porque en esta localidad se halla la Torre de Boabdil, prisión del último rey de Granada .

Torre de Boabdil

Llegamos a la  ciudad de Jaén, al castillo de Santa Catalina, uno de los diez mejores hoteles-castillo de Europa, donde pasamos la noche. Estamos en un Parador Nacional de Turismo, como os imagináis el trato y la atención fue exquisito.

Superados los dos primeros días de ruta, sólo nos queda nuestra última jornada.

Día 3.

El último día arranca en el Centro de Interpretación del Alcázar Nuevo en Jaén. También tenemos que visitar el centro histórico y hacer un agradable recorrido por sus calles hasta llegar a su catedral.

Martos, será el siguiente pueblo que visitaremos. El Castillo de la Villa y el de la Cumbre de la Peña ofrecen espectaculares panorámicas al viajero.

Merece la pena visitar también Alcaudete, con su castillo del Siglo XIII, los conventos y casas nobles. Si llegáis a la  hora de la comida, no dejéis de probar las alcachofas o las albóndigas de gallina .

Castillo de Alcaudete

Nuestro viaje termina en Alcalá la Real. La espectacular Fortaleza de la Mota albergó una medina musulmana y actualmente es el Centro de Interpretación de la Frontera entre cristianos y musulmanes. El recinto fortificado contaba con siete puertas de las que sólo quedan 3 en pie. Ladera abajo se encuentran calles jalonadas de casas solariegas y arquitectura tradicional que desembocan en un llano, donde pueden visitarse notables edificios. Debajo de este recinto, ladera abajo, encontramos  la ciudad moderna, con el Palacio Abacial (convertido en museo), la Casa Consistorial, un buen puñado de conventos y portadas, calles que desprenden sabor andaluz en cada esquina, en cada rincón.

Fortaleza de la Mota, Alcalá la Real

Fotos: castillosybatallas.com