Consejos para hacer senderismo con niños

Visi con su hija Paula en una ruta organizada por el CD Vadilleros

Respetar la naturaleza y saber apreciarla es una de las mejores enseñanzas que podemos transmitir a nuestros hijos. Sin embargo, cada vez se hace más difícil hacerles conectar con la naturaleza cuando pasamos la mayoría del tiempo en las ciudades corriendo de un lado para el otro.

Practicar senderismo es una excelente actividad para toda la familia, que nos permite hacer algo de deporte, respirar aire puro, observar la naturaleza, etc. El senderismo no es una de las actividades más fáciles para hacer con niños que se suelen cansar rápido de andar, por lo que a veces muchos padres no se animan a practicarlo con sus hijos. Por eso, hoy os traemos algunos consejos que os ayudarán a hacer senderismo, una actividad que puede llegar a enganchar a toda la familia.

  1. Adáptate al ritmo de los niños. Los peques andan más lento y necesitan más descansos por lo que deberemos sacar toda nuestra paciencia. No se trata de batir récords sino de disfrutar con tus hijos. Caminar a un ritmo relajado hará que todos los miembros de la familia disfruten del tiempo juntos.
  2. Practica. Si te tomas el senderismo en serio, debes renunciar a las rutas de muchos kilómetros, sobre todo al principio. Planifica pequeños paseos y poco a poco ve aumentando las distancias. Si todos acabamos muertos el primer día, llenos de agujetas no volveremos a salir al campo de nuevo.
  3. Planifica lo que te llevas. Elige una buena mochila y piensa en todo lo que puedas necesitar. Lo ideal es que los niños puedan llevar también algo de equipamiento. Así, les enseñamos a ser responsables de sus enseres.
  4. No olvides el botiquín. No hace falta llevar un hospital de campaña a cuestas, solo lo suficiente para curar pequeñas heridas o caídas. Si tus hijos ya son un poquito más mayores, puedes enseñarles algunas nociones de primeros auxilios o algunas técnicas de supervivencia como hacer un torniquete. Recuerda que cualquier excusa es buena para preparar a nuestros pequeños a ser grandes en el futuro.
  5. Explícales lo que ven. La montaña es un lugar fantástico para satisfacer la curiosidad de los más pequeños de la casa: cómo trabajan las hormigas, cómo se forman las nubes, los diferentes tipos de árboles. La clave es hacerles testigos en primera persona de todo aquello que aprenden en el colegio.
  6. Lleva algo de comer. Un bocadillo y algo dulce como una barrita de cereales o algo similar os ayudará a cargar las pilas en medio del camino y continuar vuestro paseo. Recuerda que los niños se cansan rápido, una parada para comer algo les hará la ruta más amena.

    Salir a caminar por el campo nos aporta grandes beneficios para la salud, para la nuestra y para la de nuestros niños. Hacer senderismo es el plan perfecto para un sábado o domingo por la mañana. Así que, cárgate de energía, coge tu bocadillo, una botella de agua y a caminar…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: